˟

San Jacobo, el hijo de Zebedeo


San Jacobo, el hijo de Zebedeo y hermano del Santo evangelista Juan el Teólogo, fue uno de los doce Apóstoles elegidos por el Señor entre los sencillos pescadores, para que fueran su discípulos. Llamado por Jesucristo, Jacobo, junto con su hermano, abandonó a su padre, el bote y las redes de pescar, y se unió a Cristo (Mateo 4:21-22), siguiéndolo por todas partes, escuchándole su predicación y viendo los milagros que él obraba.


Después del sufrimiento voluntario y de la resurrección y ascensión de nuestro Señor, y del descenso del Espíritu Santo, el Santo Apóstol Santiago viajó a España y otros países para predicar la palabra de Dios.



Posteriormente regresó a Jerusalén, donde con valentía y abiertamente anunciaba a Jesucristo, proclamándolo como el verdadero Mesías, el Salvador del mundo. Jacobo se ponía a discutir con los fariseos y los escribas. Sintiéndose incapaces de enfrentarse con él, llamaron a cierto hechicero de nombre Hermógenes para que debatiera con él y lo pusiera en vergüenza. Pero el mago fracasó en su intento de invocar demonios contra el apóstol. Reconociendo el poder de Cristo y la impotencia de los demonios, Hermógenes cayó ante los pies de San Jacobo y le imploró aceptarle como discípulo. Después de aprender de Jacobo la sagrada fe, Hermógenes recibió el bautismo, quemó sus libros de hechicería y se convirtió en verdadero siervo de Cristo, a tal punto que llegó a realizar milagros mediante el nombre de Jesucristo.



Los judíos, al ver lo acontecido, se encolerizaron mucho y convencieron al rey Herodes Agripa para que iniciara una persecución contra la Iglesia de Cristo e condenara a muerte a Jacobo.


Después de la decapitación en el año 44 d.C., el cuerpo del Santo Apóstol Jacobo fue tomado por sus discípulos y, como Dios lo permitió, fue llevado a España, donde hasta hoy día se producen curaciones y milagros en su tumba, para la gloria de Cristo Dios, quien, con el Padre y el Espíritu Santo, es glorificado por siempre por toda la creación. Amén.


(Obispo Alejandro (Mileant) de Buenos Aires)
http://www.fatheralexander.org/booklets/spanish/apostoles.htm#n6



 Si le ha gustado la publicación,
¡Suscriba a nuestras noticias para No perder lo más Curioso!




Elija productos artesanos y respalde las obras de caridad
TODO beneficio de las ventas se dirige a apostolado del convento de Santa Elisabeta

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Labels