˟

El amor a Dios y a los prójimos, según San Juan de Kronstadt


La vida del corazón es el amor, y su muerte — la maldad y rencor. Para esto el Señor nos deja estar en esta tierra — para que el amor penetre totalmente en nuestro corazón: es la razón por la cual existe el mundo.

El amor a Dios se manifiesta en nosotros y actúa, cuando empezamos a querer a nuestro prójimo, como a uno mismo. Cuando hacemos todo para su salvación, esta imagen de Dios, cuando renunciamos, por amor a Dios, a complacer a nuestro vientre, cuando sometemos nuestro razonamiento a la razón Divina. La Sagrada Escritura enseña: "El que aborrece a su hermano a quien ha visto, como puede amar a Dios a Quien no ha visto?" y "Los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos" (1 Jn. 4:20; Gal. 5:24).


Recuerda, que el Señor se encuentra en cada cristiano, y cuando viene tu prójimo, ten por él un gran respeto, porque él tiene la imagen de Dios. A menudo el Señor por el medio de la gente manifiesta Su voluntad. "Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad" (Fil. 2;13). No mezquinas nada para tu hermano, como para el mismo Dios. Se para todos sincero, bueno y cordial. Recuerda que, a veces, el Señor atrae también los corazones de los infieles hacia nosotros, como sucedió con el carcelero de Egipto, que se puso benévolo con José (Gen. 39:21).


Para Dios el hombre es una criatura grande y querida. Pero, después de la caída, esta criatura se volvió débil y pecaminosa. Hay que amarla y respetar como la imagen de Dios, soportar sus debilidades — distintas pasiones y comportamiento desaprobante — como cosas de un enfermo. Esta dicho: "Los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos... Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo" (Rom. 15:1; Gal. 6:2).

Ama a cada hombre a pesar de sus pecados. Los pecados son pecados, pero cada hombre lleva en si la imagen de Dios. A veces los defectos de una persona son muy visibles, por ejemplo ellos son malos, orgullosos, avaros, voraces, envidiosos. Pero hay que recordar, que tu también tienes cosas malas en ti, y puede ser mas que otros. Lo que se refiere a los pecados, todos son iguales, como esta dicho: "Por cuanto todos pecaron, y están destruidos de la gloria de Dios" (Rom. 3:23); todos son culpables ante Dios y necesitan Su misericordia. Por eso hay que soportar y perdonar unos a otros, "Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro Padre Celestial" (Mat.6:14). Ve, como Dios nos quiere, cuanto hace para nosotros, castiga levemente y perdona generosamente.

Si quieres corregir a alguien, no pienses llegar por tus propios medios. Nosotros mas dañamos, que corregimos, con nuestro orgullo y irritación. "Echa tu carga sobre Jehová, y Él te sostendrá... yo en ti confiare" (Sal. 55:22-23) y del todo corazón reza, para que Él mismo alumbre la mente y el corazón del hombre. Si Dios ve, que tu oración esta llena de amor, sin falta cumplirá tu pedido y veras el cambio en aquel por quien estas pidiendo. "Enfermedad mía es esta; traeré a la memoria los anos de la diestra del Altísimo" (Sal. 77:10).

Como un verdadero cristiano, que quiere acumular muchas obras de bien, aprovecha con alegría la oportunidad de ser afectuoso con el prójimo. No busques que te presten atención y amor, considera que eres indigno de ellos. Toma con alegría la posibilidad de ayudar a otros, hágalo sencillamente, sin cálculos materiales, acordando, que Dios es el amor, es un Ser sencillo. Él ve cada pensamiento tuyo y cada movimiento del corazón.

Se audaz y decisivo para hacer el bien, especialmente para las acciones de misericordia y ayuda. Di: Soy el primer pecador, pero "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece... Al que cree todo es posible" (Fil. 4:13; Mc. 9:23).



¡Si le gustan nuestras publicaciones Suscribase a nuestras noticias para ayudarnos a mejorar el Blog!

Elija productos artesanos y respalde las obras de caridad
TODO beneficio de las ventas se dirige al apostolado del convento de Santa Elisabeta


CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Labels